sábado, 25 de julio de 2009

moral junto al mar

Era Invierno, cuando aquellas retorcidas y fantasmagóricas ramas me atraparon, para no dejarme escapar nunca más. Prometí volver..., y volví. Cada estación volvía al encuentro de mi árbol captor, de mi árbol enigma.

Desde que tiene nombre, o mejor dicho, desde que conozco su nombre, acepta de buen grado la compañía. Mi moral estaba allí, justo donde le dejé esta Primavera, orgulloso, prodigando feliz hojas verdes, movidas por la leve brisa del atardecer. Apoyé la bici sobre su tronco y suspiré junto a él.

Qué hermoso el atardecer, casi anochecer, en Verano junto al mar. Los bañistas desaparecieron, las sombrillas y las hamacas estaban desiertas, las colchonetas apiladas, un alma solitaria que pasea por la orilla, algún barquito con luces al fondo que salió a navegar... qué paz!


- !Este es el mar de la tranquilidad¡


¿Quién dijo eso? El enigma continuaba... mientras pensaba en las palabras del Principito, en un poema de W. Whitman, en mis amigos y en compartir todo este remanso de tranquilidad. Ese era el leit motiv de esta bitácora: COMPARTIR.

13 comentarios:

carmen dijo...

Yo vi una encina que crecía en Louisiana,
Estaba sola y de sus ramas colgaba el musgo,
Sin un compañero se erguía ahí prodigando felices
hojas de un verde oscuro,
Y su aspecto rudo, inflexible, animoso, hizo que yo
pensara en mí,
Pero me asombró que fuera capaz de prodigar hojas
felices, sola, sin un amigo cerca; yo no podría hacer
lo mismo,
Y arranqué una ramita con cierto número de hojas y
con ellas entretejí un poco de musgo,
Y me la llevé y le di un lugar en mi cuarto,
No la preciso para recordar a mis queridos amigos,
(Porque creo que últimamente casi no pienso en otra
cosa),
Pero es un curioso símbolo para mí, me hace pensar
en el amor viril,
A pesar de ello y aunque la encina sigue resplandeciendo
en Louisiana, sola en la llanura,
Prodigando felices hojas toda su vida, sin un amigo ni
un amante,
Yo no podría hacer lo mismo.

* Walt Whitman. Hojas de hierba. Trad. Jorge Luis Borges. Buenos Aires: Lumen, 1969., p 149

Abi E. dijo...

Y desde luego que compartes.

Un escrito muy bueno y relajante.

Besos

Estibalitz Diaz de Durana dijo...

Carmen ! como va eso ?? muchas gracias por la visita y por todo lo que compartes , bellisimo escrito y la imagen del post una delicia!
un beso
Esti

Franziska dijo...

Este árbol extraño de tronco retorcido produce moras ¿no es verdad? ¿Sabes si son así todos los árboles de la misma especie o es que éste, precisamente, se vio forzado a adaptarse a las influencias de los vientos marinos y este es el resultado de tal adaptación?

Me has dejado una nota muy cariñosa diciéndome que querías ver mis fotos de Granada. Sabes que me siento abochornada. He estado repasando las que hice y la verdad, no me parecen buenas. Ya sabes que ni siquiera sé cómo manejar el modo manual y aunque yo suelo entusiasmarme con lo que hago: es fruto de la ignorancia. Te enviaré algunas en un archivo comprimido pero te pido que me perdones. Estuve menos de dos horas y en tan poco tiempo hay que incluir, además, el del transporte por la ciudad. Iba en un estado de aceleración, sin el menor sosiego que es necesario tener para hacer algo digno. Aquel día estaba muy nublado y menos mal porque si no a las horas que las tomé se habrían quemado por exceso de luz.

También a mí los árboles me atraen. He tomado algunos cuyo nombre aún ignoro y otros, he tenido más suerte y ya los tengo localizados. Y qué decirte de las flores y las plantas. He comprado uno de las plantas de la Alpujarra que es una verdadera delicia.

Bueno, concluyo porque ya estoy abusando de tu tiempo. Que la luz sea siempre tu fiel compañera.Sospecho que ya lo es. Un abrazo.

HYDRO dijo...

Precioso que tengas una insignia así,"ellos" son sabiduria pura.

P.D.Aquí se llaman moreras, o sea en catalunya.

LOLI dijo...

gracias por tu visita, yo viví en mieres muchos años a causa del trabajo de mi padre, minero como no, y gracias por tu comentario a veces creo que soy demasiado sensible con todo sobre todo con mi tierra ahoramismo no me acuerdo del titulo de la cancion pero te lo buscaré

LOLI dijo...

ahhh se me olvidaba tengo un buen amigo que siempre se despide en sus escritos diciendo¡haxa salu!

D´Paula dijo...

Como alguien comentó en mi blog adaptamos tu lectura quien lo leemos. Veo paz y armonía, ese mar de la tranquilidad que nos describes al que siempre nos gusta volver. Me gusta tu blog, si no te importa, lo pondré en mis enlaces.
Un saludo

Malole's dijo...

Ese moral te aptrapó con su embrujo y has vuelto a él.Se ve precioso...como el relato de este post,a través de él se adivina este tiempo que estas viviendo, de paz y tranquilidad,espero que todo vaya bién.
Hice un último post,un sorteo con despedida(si quieres pásate), hasta finales de Agosto no volveré pues necesito tiempo para mi proyecto y a primeros de Agosto descansaré unos dias,haremos una pequeña escapada a la playa,(pequeña,ya sabes...)retomar fuerzas y saluz mental,renovar el espíritu... y después seguiré "brocha en mano",ya queda menos.
Hasta la vuelta Carmen,tú mientras tanto sigue capturando la vida con tu cámara.
Un abrazo.

salvadorpliego dijo...

Entonces compartiste tus letras con nosotros. Excelente escrito!!!

Un fuerte abrazo.

Una senderista. dijo...

Recuerdo el post del moral, si, al ver la foto, pense que repetías el post, y al seguir leyendo veo que se trata del verano de este árbol

Anónimo dijo...

Aun conservo "Hojas de hierba" que me regalo mi "amiga invisible" haya por el año...... tanto???? jajajajajaj.

Me encanta tu blog, esto de habernos reencontrado, mas aun¡¡¡¡

Estoy por aqui.

Amiga del insti.

Anónimo dijo...

Que anoranza de mi tierra.
Tierra llena de historia,duende y melancolismo.
Las noches de verano paseando a el olor del azahar.
Ese invierno al lado de una chimenea de carbon.
Que historia y cultura tan llena tenemos.
Hay!! que las lagrimas se me caen de anoranza.
Estas fotos me transportan a traves de tierra y mar y me llevan a mi Granada.Que regalo
Gracias.Gracias por compartir esos momentos tan......