domingo, 26 de septiembre de 2010

el ciclo de la vida


Ya lo había presentado antes... el peral (Pyrus comunis) del huerto de la casa de mis padres en Fuerte del Rey, mi peral. La última poda se la hizo Tomás, mi padre, con la ayuda de su nieto Alex. Este verano tuvo una cosecha generosa, llegando a sajar una rama que ya no podía soportar tanto peso. El ciclo eterno de la vida. Tomás se fue, hace ya seis meses... Y quería recomponer un collage con estas instantáneas de nuestro peral del huerto fluyendo en todas las estaciones. La caída de la hoja, la llegada del frío, el reposo invernal, la renovación de la actividad vegetativa con nuevas hojas y flores, la fecundación, el crecimiento de los brotes, el desarrollo y la maduración de las peras...


Aurelia, mi madre, elaboró ricas compotas y mermeladas de pera.


Y también su parra, esa que se empeñó en hacerla crecer hasta "el patinillo", nos regaló grandes racimos de uva blanca moscatel, deliciosa. Este verano busqué su sombra esporádica algunos ratos que pasé en el pueblo... Pero la generosidad del huerto fue tanta que cámara en mano intenté plasmar esas imágenes y sensaciones para compartir, cómo no! Y es qué el ciclo de la vida, sigue y sigue ... sin fin.

17 comentarios:

  1. Como siempre, impresionante. No hay nadie que sepa expresar la vida en color e imágenes, como tú.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Qué buena idea esa de hacer una foto al árbol en cada estación del año. Me alegra ver que ese peral, que tan buenos cuidados recibió por parte de tu padre, os recompense ahora con tan deliciosos frutos. Y la compota de tu madre seguro que quedó deliciosa.
    No hay nada como la vida en el campo...

    Ah, y me alegra que vuelvas a publicar en el blog :)

    Besos, carterina!

    ResponderEliminar
  3. Que entrada mas bonita y emotiva.

    me alegro que los frutales os den tan ricos frutos.

    las fotos muy bonitas.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la composición que has realizado con el árbol, en las que podemos ver claramente la diferente luz que hay en cada una de las estaciones.

    Un entrada muy emotiva

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen, te diré que lleva la Mi Dueña, que se yo el tiempo diciendome, que tengo que buscar un lugar que nos guste a los dos y fotografiarlo en cada estación del año, para hacer un cuadro y ponerlo encima de la cabecera de la cama, así al estilo de como tu lo has hecho con el peral, que por cierto te ha quedado bien guapo.

    Besos
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  6. Hola Carmen, me ha dado mucha alegría saber que ya estabas de nuevo en este mundo virtual. Muchas gracias por compartir estas bellas imágenes, algunas conocidas pero todas muy bellas y unidas al recuerdo de tu padre. Nacer, crecer, multiplicarse y morir. El ciclo de vida y ella sigue. Pero nadie muere , solo que vive de otra manera en el recuerdo y en el corazón.
    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Hola Carmen:
    El ciclo de la vida es más perfecto pues no tiene la influencia de los humanos que, tristemente tratamos de estropear.
    Lindas pera y uvas y más aún de "cosecha propia"
    Cordiales saludos,
    Luis

    ResponderEliminar
  8. Genial tu blog... acabo de llegar a él y llevo un buen rato ensimismado frente a la pantalla viendo los bellos retazos de realidad que captas desde tu cámara.

    Por cierto me encanta el valor que consiguen las cosas cuando se asocian a recuerdos de la infancia, familiares,... la vida misma.

    ResponderEliminar
  9. Justamente ayer, domingo por la tarde, quise llegar al "asiento de contemplación..." y la cantidad de ramas y frutos que dió el peral hizo detenerme, llamando la atención tanta exuberancia...
    Los ciclos están y estarán...pero el AMOR de Tomás los hizo más exuberantes...

    PRECIOSAS FOTOS !!!
    FELIZ INICIO DEL CICLO... CARMEN !!!
    UN ABRAZO, Myrian

    ResponderEliminar
  10. Me apasiona el ciclo de la vida, sus estaciones y lo que nuestras tirras tan generosamente nos ofertan, que parra, que perales...impresionantes..

    me gustan, no lo puedo remediar.

    Me quedo un rato y me como unas uvitas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Que bueno, volver a leerte. Una vez mas me quedo sorprendida de la similitud de nuestros padres que al parecer disfrutaban de cosechar con sus nietos!! Sólo un detalle, Tomás no se ha ido, Juan, mi padre, tampoco! "La muerte no es extinguir la luz, solo consiste en apagar la lámpara porque ha llegado el amanecer". Besos

    ResponderEliminar
  12. La Vida, como ese peral, como la parra, como ese huerto, nos da sus mejores frutos cuando sabemos-queremos cuidarla.
    Tú lo haces con este blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Asi es el ciclo de la vida...como el peral... sigue su ciclo! In gran abrazo

    ResponderEliminar
  14. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@hotmail.com

    besos

    Catherine

    ResponderEliminar
  15. El ciclo de las estaciones y como un mismo lugar se presenta de forma diferente. Muy apropiado el motivo y genial la composición. Buen trabajo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Descubrí ayer tu blog (en Jaén bloguero) y me gustó muchísimo, por eso he vuelto hoy para leer más entradas y comentar. Felicidades, Carmen, me parece que en este "sitio diferente" nos ofreces unas excelentes fotografías y unos textos acordes a ellas, interesantes y con sensibilidad. Ya lo he añadido en mi blog al grupo "blogs de mi tierra natal" (yo también soy jiennense), para visitarlo de cuando en cuando.
    Respecto a este post, la composición del peral en las cuatro estaciones es preciosa y entrañable lo que cuentas sobre tus recuerdos familiares de ese huerto. Saludos.

    ResponderEliminar
  17. La Naturaleza es generosa y si la cuidamos con esmero más. Hermosas fotos, te felicito, al igual que la de las uvas del post posterior.

    ResponderEliminar

Sé bienvenido a un sitio diferente. Este espacio es tan tuyo como mio. Gracias por dejar tu huella en forma de comentario. Siempre me alegrará saber que este post te inspiró algunas palabras para compartir con otros.