lunes, 19 de noviembre de 2012

la gota y la curruca...

 


Las mejores fotos estaban por venir... después de un intenso día de lluvia en Almería, en la Comarca de Níjar, entre Rodalquilar y Los Albaricoques, en el sendero del Cortijo del Fraile... paró la tormenta, dejó de llover, los elementos se aliaron para mostrar maravillas naturales y darme opción a capturar alguna curiosa toma con mi cámara. Gotas de agua de lluvia, multitud de ellas sobre las espinosas plantas (azufaifos, rascamoños, aulagas...) del Parque Natural, adornos efímeros, abalorios celestes de pureza cristalina... Y esta pequeña joya surgió, un mundo en miniatura en una gota de lluvia, unas colinas y una inflorescencia de un ágave (una pita). La imagen está recortada e invertida, ese micropaisaje reflejado seguío las leyes de la gravedad y finalizó regando el agradecido suelo de los bordes de los caminos (que por cierto son auténticos vergeles en cuanto a diversidad biológica, y cumplen su cometido de separar y lindar fincas, caminos y servidumbres). Las pitas, las chumberas, los palmitos son los más representativos en este área del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.


Y en una densa mata de palmitos, una curruca cabecinegra macho (Sylvia melanocephala) hizo acto de presencia al cesar la lluvia... es un ave curiosa y a pesar de ser abundante no se deja ver con facilidad, tiene un característico anillo orbital (alrededor del ojo) de color rojo o anaranjado (menos desarrollado en los individuos jóvenes). Me quedé muy quieta y disparé a placer, siguiendo todos sus movimientos de rama en rama del palmito, de acicalamiento, y cuando me hizo una pose bonita... zas, la atrapé en la memoria de mi cámara. Una cucada de pajarillo, muy jóven según mi criterio (qué en estos temas de aves estoy pez, en comparación con los blogueros pajareros) y hermoso, muy hermoso. Supongo que la el canto de la curruca detuvo mis pasos, la tarde se abría con nuevas posibilidades, y fijando la mirada salieron al encuentro gotas de lluvia con sorpresa interior, que gracias a la atmosfera de "iluminación" me permitieron hacer las mejores fotos de la jornada. El Cabo es lo que tiene... !nunca deja de sorprender¡

3 comentarios:

José Moreno dijo...

Aún ensimismado por el asombro que me ha provocado visualizar esta maravilla de fotos, aún reflejadas en mis retinas. A la vez de haber leído este fabuloso relato adornado de la sabiduría y sensibilidad que te caracteriza; me quedan estas reflexiónes: -En nuestro contínuo ir y venir al son del ritmo que nos marca la propia sociedad a la que hemos aceptado pertenecer... -¡Cuántos minúsculos mundos paralelos se nos escapan a los sentidos,y sin embargo los tenemos aquí y allá, sin apenas percatarnos de ello!...y por el contrario...-¡Cuántos mayúsculos mundos, del mismo modo, pasamos sin observar simplemente porque estamos dentro de ellos y no somos capaces de abarcarlos!...Con toda seguridad, sólo variando el punto de enfoque, situarnos en la perspectiva adecuada, y con la suficiente paciencia y serenidad, se pueden captar instantáneas como las que nos muestras en tu post. Gracias de nuevo por compartir en tu sitio diferente.

Anónimo dijo...

Impresionante !!!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Hermosísimo paisaje goteando en las espinas.
Saludos, Carmen.