domingo, 27 de julio de 2014

a r t e s a n o s



Se llama Lorenzo Rodríguez "Loren" como figura en su gorro de maestro panadero, es artesano en piedra, aunque también toca la forja, el hierro, la madera, el pan, el aceite (tiene un proyecto superinteresante de elaborar aceite de los acebuches que crecen salvajes en la cercana Sierra Morena), el ataurique (que es el relieve decorativo hecho con yeso en forma de flores y hojas estilizadas) y la cerámica argárica (con unas formas sencillas y básicas). Es un inventor. Y allí subido en ese hito en su cantera, donde va acumulando piedras para trabajos futuros, señalando un punto en el horizonte... un nuevo proyecto.


Este fin de semana, el último de Julio, hemos celebrado en Baños de la Encina, la fiesta andalusí de la rosa... Mercado de artesanos y tabernas, pasacalles de moros y cristianos, danzas orientales, escenificación entre moros y cristianos con luchas a pie y entrega de la rosa, cuentacuentos, espectáculo de danza y fuego y visitas teatralizadas al castillo.

Baños es un pequeño pueblo en las estribaciones de Sierra Morena, en Jaén, que ha sabido conservar su rico patrimonio artístico, su castillo con catorce torres, más la del homenaje donde ondean las banderas es impresionante. La silueta del castillo de Bury Al-Hamma domina el paisaje rural de la villa, y cuando se divisa desde la lejanía evidencia una fortaleza poderosa que atrae al viajero. Todo el patrimonio artístico de Baños es magnífico, pero no menos que sus gentes.

Y llegó el día de conocernos personalmente, después de años de contacto e interacción en las redes sociales, con amigos comunes, que garantizaban la valía personal y el saber de El Cotanillo


Chema, como lo conocía, "Josemaria" como figura en su gorro de maestro panadero nos dió una clase magistral de como se hace el pan, ese de toda la vida, que todos recordamos por su olor y sabor y que se encuentra grabado en nuestra memoria. Ese pan de pueblo, que ya ha vuelto, con una masa madre excepcional. Y bien trabajado, con harinas de trigo excelentes (pronto cultivaran el trigo de forma ecológica, y lo molerán en un molino de piedra... son los próximos proyectos). Ya construyeron el horno, y es una gozada el olor a jara, que usan para encender la madera de olivo...

En Precipicio3, se encuentra el obrador de pan y dulces, y también la taberna donde acabamos nuestra visita a Baños en la noche andalusí de la rosa... inolvidable. Los hermanos Benegas, que me acompañaban y la que escribe quedamos encantados.

Nuestro apoyo incondicional a estos amigos artesanos, creativos y audazes, que se atreven con todo, y a sus familias que los animan y ayudan. 
Un placer : )

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué buenos los oficios de antaño y qué grandes quienes hacen que sigan vivos!

José Moreno dijo...

Que no se pierdan los oficios de antaño. La memoria debe persistir, porque nos hace sabios de aquella vida pasada que nos fue aportando valiosos conocimientos que vistieron y moldearon nuestra personalidad. Así nacieron y se hicieron bellas personas "diferentes", pero con denominadores comunes que las atraen hacia eventos como éste que realizasteis en Baños de la Encina, que seguro disfrutasteis, y del cual os hicisteis un poco más sabios, si cabe. Un saludo a Carmen y a mis amigos Benegas.