lunes, 20 de enero de 2020

Piódão: la aldea/sitio del mes Janeiro 2020


Piódão, una de las aldeias históricas de Portugal, es un sitio que hay que salir a buscar... que cuesta de llegar, que se hace de esperar.  Escondido. Difícil. Nunca llegaras aquí al paso de ningún otro sitio; se precisa paciencia y grandes dosis de ilusión en cada curva, que son cientos de ellas, en cada desplazamiento por pequeños derribos que invaden la carretera de montaña... 

Así es, estamos en territorio montaraz, en la zona centro lusa. Entre la impresioanante Sierra de la Estrella y la exuberante Sierra de Lousã se encuentra la Sierra de Açor, declarada Paisaje Protegido ocupando el municipio de Arganil, en el Distrito de Coimbra. 

Aquí se sitúa PÍODÃO "mi sitio especial de Enero"...  geográficamente. En mi mente, Piódão, ya ocupaba oleadas de magia, belleza y emoción contenida.

“Mi mirada, Nala & Micaesquistos”

La "montaña lusa" cual anfiteatro natural de pizarra y esquistos.




Después de remontar el  penúltimo valle y leer la esperada indicación que ponía 2 km, llegamos, con máxima emoción, a una maravilla de lugar, a una aldea gris multicolor, de cuento, camuflada, mejor escamoteada, en la ladera de una montaña verde, con una iglesia de adornos azules en los contrafuertes pero de paredes y campanario blanquísimo "Nuestra Señora de la Concepción" de nombre; siendo el contraste aún más significativo, con el gris y el negro de la pizarra, de las casas, de las calles...

Las puertas de las casas pintadas de azul, vivido intenso. Me contaban en el "Posto de Turismo" que los excedentes de pintura azul de la iglesia, fueron usados por los vecinos para pintar las puertas de sus casas. Ocupándose la tienda de la aldea de tener siempre ese azul en su almacén, sin otra opción de color. A saber, misterios sin resolver...



buzón del CORREIO y janela de guillotina

Una plazoleta-mirador llana a la entrada de la aldea, donde se encuentra la escalinata a la iglesia, correios, el posto de turismo, un pequeño museo, los baños públicos, paneles varios (un croquis con el punto de evacuación en caso de incendio) y varios locales de artesanía y restauración con terrazas al exterior... Hasta aquí llegan los coches y vuelven a salir, un puñado de aparcamientos locales muy solicitados.  Todo lo demás de la aldea es a pie, por rampas y/o escaleras o escalerillas; callejuelas estrechas de 2 metros, un subir y bajar para conocer el laberinto de la aldea. 

Pensaron los moradores de la aldea, unos 200, en los viajeros, en los turistas propios del país y de cualquier parte del globo. Y hace unos años construyeron un aparcamiento desdoblando el tramo final de la carretera, genial obra no invasiva, equilibrada, que ofrece mucho a los viajeros. Nuestra camper “encanto” se aparcó en una plaza estupenda, en un extremo hilo, con vistas al pueblo y escuchando el agua en movimiento que corría cerca. Tranquilidad y buenas vistas para pasar la noche y amanecer un día más... afortunadas somos!



Desayunamos O Solar dos Pachecos un pingado (café cortado) y unos panecillos redondos tostados con aceite y queso de cabra delicioso, al amor de la lumbre.

chaminé 

Y en previsión de un buen almuerzo encargamos en O Fontinha una ración de la afamada "chanfana" una cazuela de cabrito especiado a fuego lento... comida para llevar, un “take away” a nuestro ritmo... A las una del mediodía quedamos en recoger la comida, llevando nosotros la merendera de inox para el trasporte y conservación: guauuu tenía una pinta de homenaje, el cabrito acompañado de patatas y verdura cocidas !Qué rico¡



Nala y yo tuvimos para dos comidas, que exquisitez de guiso tradicional de esta sierra tan castigada por los incendios forestales en la última década. Gentes amables, paisaje más protegido aún buen hacer de los moradores.



Esta aldea histórica (la única sin castillo ni muralla de las 12 declaradas) nos ha encantado, fascinado... Tal vez por eso, al estar tan escondida en los confines de la Serra do Açor no necesitó de ninguna fortificación, ni castillo ni murallas...


Tenemos que volver en verano... insháAllah!  

¿Tú qué dices Nala? 





viernes, 16 de agosto de 2019

Once Años


Luna llena... La esperé al oeste a la hora de iniciar su descenso y despedir su recorrido; la luna llena de la mitad de Agosto es siempre especial, una brisa fresca nos acompañaba a la subida de las yeseras sobre el cortijo de la Cañada de Zafra; era de noche cuando llegamos, el alba apenas se apreciaba, y vimos algunas de las más rezagadas perseidas (somos polvo de estrellas, me recuerdo a menudo) y como no... 
nos giramos 180º y vimos el amanecer de un nuevo día.

Nala y yo
Entre Olivos

Preparando el ONCEAVO CUMPLEBLOG... 

Felicidades SITIO



martes, 29 de diciembre de 2015

Equinoccio de otoño: miel sobre hojuelas


Dos expresiones que habremos de explicar; los equinoccios, del latín aequinoctium (aequus nocte) son los momentos del año en los que el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre. En las fechas en que se producen los equinoccios, el día tiene una duración igual a la noche en todos los lugares de la Tierra.

Atardecer en el Cueva de la Lobera el día del Equinoccio



El día 23 de Septiembre de 2015 celebramos el "Equinoccio de Otoño" en un lugar mágico y emblemático de la villa de Castellar... el Santuario Ibero de Los Altos del Sotillo, conocido popularmente como la cueva de la lobera. Mucha expectación y mucho gentío que no querían perderse la visión de los últimos rayos de sol iluminando el fondo rocoso de la cueva. La imaginación es libre, y cada cual veía o creía ver figuras antropomorfas, animales, o a la mismísima diosa. Los iberos eran un pueblo muy creyente y siempre rogaban y hacían sus súplicas en sitios tan especiales como esta cueva, como este santuario rupestre.



Equinox Night


Sucedió el ocaso y se disiparon los curiosos... Tres personas y mi perrilla Nala quedamos en la primera terraza que da acceso a la entrada a las cuevas; la hora azul se mostraba en todo su esplendor y la noche llegaba tímidamente ofreciendo una multitud de estrellas en un cielo limpio con alguna nube. El momento era perfecto. La fotografía nocturna es de muy rápida ejecución, previamente has de planificar y controlar todos los parámetros... Durante semanas antes, todos los días, al atardecer teníamos una cita en la cueva. Y llegado el día del equinoccio, tan solo había que rematar esa faena, y con ese estudio previo y exhaustivo. Bueno, también el factor suerte contaba... 

De las tres fotos que presenté al concurso de fotografía organizado por el Excmo Ayuntamiento de Castellar (que por cierto ninguna fue premiada, ni otorgada mención) mi favorita es ésta,  a la que llamé "Blue Eyes" (ojos azules). 30 segundos de exposición, ni siquiera tuve que usar el intervalometro. No sé,  pero yo veo a la dama, a la diosa, su silueta, sus adornos, su rictus serio digno... Un ojo interior azul iluminado a propósito, en conexión con el gran ojo del firmamento azul, azulísimo intenso cuajado de estrellas. Tal vez sea un poco friki, pero a mí esta toma me encanta. Según Mario Rubio (mi maestro de fotografía nocturna) hay demasiados elementos en esta instantánea, y un poco sobreexpuesto la oquedad de la cueva... en fin, he aprendido bastante. Y seguro que las próximas fotografías nocturnas serán mucho mejores, más limpias y sencillas. Más rotundas.

Blue Eyes


Y la siguiente expresión que vamos a explicar es "miel sobre hojuelas". Las hojuelas es una pasta muy fina de harina y huevo, que se frie y se le añade azúcar. Un auténtico manjar. Pues cuando a las hojuelas se las cubría con miel en lugar de azúcar, su sabor era aún mejor. Juntando un manjar con otro, el resultado es excepcional.

 Un equinoccio insuperable, lo mejor de lo mejor.






domingo, 18 de octubre de 2015

Playa de El Palmar. Vejer de la Frontera. Cádiz: el sitio del mes

Una playa inmensa de arena fina y dorada, un entorno casi salvaje donde el turismo frenético del ladrillo tiene prohibida la entrada. Cuatro kilómetros doscientos metros de longitud y ochenta  metros de anchura media, es una de las más grandes de la comarca de la Janda. Con aguas limpísimas y de escasa profundidad. Cuando llegas a la pedanía de El Palmar, cuando dejas el calzado aparcado y caminas por esta playa, las sensaciones de bienestar se multiplican.
Toda la línea de costa atlántica mira al oeste. Un escenario perfecto para asistir a la puesta de sol más impresionante. Fotografiar en este sitio es una gozada, y cuando el sol se va a poner sobre el horizonte marino, no puedes dejar de caminar hacia el... es una invitación permanente de fundirte con la arena, con el agua salada... pura magia y atracción.

 


Los reflejos del sol sobre el agua son tan bellos como eterno se hace el momento. Y en plena "hora dorada" con el agua en los tobillos y la reflex bien asida, te giras a hacia la derecha, buscando el norte... y la playa, con sus bajas construcciones y la torre almenara Torre Nueva, o Torre Vigía del Palmar, quedan grabadas en el sensor de la cámara mientras las suaves olas avanzan y retroceden en un baile lento y pausado. La belleza anida en este lugar.



miércoles, 30 de septiembre de 2015

Caminito del Rey. Málaga : el sitio del mes

En el malagueño Paraje Natural "Desfiladero de los Gaitanes", desde Ardales a Álora, desde y por el Sendero del Gaitanejo hasta el Chorro... un itinerario por pasarelas adosadas a la roca, descubriendo paisajes recónditos con sensaciones vertiginosas incluidas.


Embalse del Gaitanejo, en el acceso Norte (sin lugar a dudas... tan inmenso como bello para una toma normal) El lugar perfecto para usar un gran angular, el tokina f 2.8 que me prestó mi amigo Juanjo.





El Caminito del Rey con su puente colgante conectando las paredes del desfiladero. Un vertiginoso camino que te deja sin aliento.


miércoles, 1 de abril de 2015

trazos de estrellas en Alqueva... mi primera nocturna



Después de tardes y noches intensas de estudio y pruebas diferentes, he podido realizar mi primera foto nocturna de exposición prolongada. Ocho minutos. Apasionante la fotografía nocturna. Me tiene atrapada.

Esta imagen la puedo mostrar, ya se que no es nada extraordinario pero estoy feliz con el resultado. Tal vez tiene un aspecto demasiado diurno, la luz de la luna en fase de cuarto creciente es un potente foco. La orientación es noreste, la estrella polar se encontraba arriba a la izquierda de la imagen (por eso los trazos de las estrellas son ligeramente cóncavos). Es apasionante descifrar toda la información que nos proporciona una foto nocturna.

El sujeto elegido fue un Quercus majestuoso la encina-palomar de la CASA AGRICOLA "Antas do Sobreiro", con la caseta de Tizón en la base; por cierto se portó muy bien y no le dio por salir, ni a Xena ni a Nala hacerle una visita. Las olivillas inmensas creciendo adecuadamente con el agua de Alqueva... en las tierras del gran lago renace la vida.

Y es que este territorio del Alentejo portugués tiene muchas bondades, y entre otras el ser un cielo limpio de contaminación RESERVA DARK SKY ALQUEVA , el primero que recibió esta certificación internacional.

Era el sitio perfecto para realizar mis prácticas de fotografía nocturna. Algunos datos EXIF...  usé un diafragma medio de 5,6 por la presencia poderosa de la luna, y aplicando la ley de la reciprocidad a ISO 100 se calculó una estimación de exposición de 8 minutos (mis primeras pruebas con un histograma más o menos correcto fueron a ISO 1600 y 30 segundos de exposición).

Este blog vuelve a estar operativo, después de unos meses de parada técnica. UN SITIO DIFERENTE sigue vivo y con ganas de compartir fotografías e historias que no te dejaran indiferente : )






domingo, 31 de agosto de 2014

Compartir el desierto de la mano del pueblo amazigh...

Una experiencia mágica, llena de regalos para los sentidos...





acampar y pasar la noche en las Dunas de Merzouga. El slide de 45 fotografías muestra la salida desde Kasbah Mohayut, en Tafilalelt al sur de Marruecos. Canción amazigh (no les gusta bereber) disfrutada por nuestro grupo de agosto de lavueltaalmundo en el campamento de jaimas en pleno desierto de Erg Chebbi Sahara... dunas de arena, caravanas de dromedarios, puestas de sol, cena a la luz de la luna llena, amanecer desde la duna... magníficos  momentos, y como dice la canción que suena:

"hay que estar siempre feliz hasta el fin"